6.11.06

Una piedra para tropezar

Lo que caracteriza al ser humano, frente a otras especies animales, no es la inteligencia, ni la razón, sino el error: ese ingenioso invento, que condiciona la propia trayectoria vital y la de la estructura social general, y que otorga valores positivos o negativos, a veces de carácter moral, a las decisiones tomadas entre varias posibilidades.

Un problema, varias soluciones. Un problema, una elección.

En definitiva, lo que nos hace humanos es el error, la capacidad de errar y la conciencia de haber errado. El haber sido capaces de pensar que existen blancos y negros, e incluso grises. La libertad para elegir. La libertad para fallar.

4 comentarios:

Marmotilla dijo...

Mmmm ¿será verdad eso de que el hombre es el único animal capaz de tropezar tres veces con la misma piedra?

Saludos.

Isabel Romana dijo...

Cierto, umla. Lo malo es que hay veces que, sobre pensar que un concreto error nos confirma que somos humanos, nos encantaría darnos dos cachetes a nosotros mismos. También nos hace humanos darnos cuenta de que hemos sido imbéciles. Besitos, reflexiva.

Proyectodefilosofo dijo...

Si, somos tirando a torpes, toda la razón Umla.
No he visto nunca a una abjea o a un castor equivocarse, o les suele pasar muy pocas veces, saben lo que tienen que hacer, les viene el manual de instrucciones en la caja.

En cambio los seres humanos tenemos que escribir el nuestro sobre la marcha.

Saludos.

umla2001 dijo...

Gracias por pasarte, Marmotilla. Tres veces, y las que hagan falta, según parece...

Hola Isabel, a eso precisamente me refería. Al error y todo lo que conlleva: desde el planteamiento de que existen cosas buenas y malas, comportamientos equivocados y acertados; hasta la toma de conciencia de haber errado.

Proyecto, ¿nunca has visto a un castor equivocarse? Ya es suerte. ¡Yo nunca he visto un castor!

Saludos.