11.4.07

Tiempos medidos

La tristeza se mide en vidas. ¡Qué vida más triste!
La penuria, en años.
El dolor, en días.
El horror, en horas.
La angustia, en minutos.
El placer, en segundos.

La felicidad se mide en ratos.
Pero vivir esos ratitos es como echarse una plácida siesta a las puertas de la eternidad.

4 comentarios:

Gregorio Luri dijo...

Para pensarlo, efectivamente.

Proyectodefilosofo dijo...

¿Es tuyo?
Está muy bien, bonita reflexión.

umla2001 dijo...

Gracias, proyecto. Saludos a ambos.

Saucisse dijo...

que bello!
Gracias por el placer